• Páginas

  • marzo 2009
    L M X J V S D
         
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Categorías

  • Blog Stats

    • 3,023 hits
  • Estadisticas

ESTUDIO

 

MURAMOS AL EGOISMO

Hoy quiero hablarte de un mal endémico que a mi manera de ver esta en toda la America Latina y este mal esta minando los cimientos de las iglesias.

Y lo que me preocupa es que muchas iglesias no se han dado cuenta de que esto esta bien arraigado en sus congregaciones.

Y quiero ir mas allá muchos pastores están en la misma situación y están llevando a sus iglesias a cometer este pecado. ¿Y de que voy a hablar entonces? Pues de pecado del “EGOISMO”

MURAMOS AL EGOÌSMO

(Filipenses 2:3-4) este es un texto que a mi juicio todos los que estamos dentro de la iglesia debemos memorizar y mas aun los que de alguna manera tenemos que ver con el servicio dentro de nuestras Iglesias.

Que dice: “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno de los demás como superiores a si mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de otros”.

Yo no logro entender aun como alguien puede creer que es la última coca cola en el desierto (expresión para decir que es superior a los demás) y sin entender este versículo que esta en su misma Biblia. Por favor necesitamos morir al egoísmo y a la presunción vacía y dejemos ya de estar jugando a que no lo sabemos. En el evangelio no hay sitio para que te creas así.

Y de modo semejante (1 Corintios 10:24) dice: “ninguno busque su propio bien sino el de otros”. El verdadero amor no busca lo suyo propio. (1Cronicas 13:5) (Romanos 12:10) dice: “En cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros”. Esto quiere decir que (debemos de considerar a los demás mas importantes que a nosotros mismos). Con esto me quiero referir a otros (maestros de escuela infantil, cantores, músicos, ujieres, pastores, sonidistas, etc.). es mas me refiero a la  persona que se sienta en la ultima silla de tu iglesia.

CONSIDERALOS A TODOS ELLOS MAS IMPORTANTES QUE TA TI MISMO.

Quiero que consideres este texto Bíblico (Juan 12:24) “si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva muchos frutos” 

Pero no quiero que mal entiendas el concepto de morir a uno mismo y es que: el morir a mi mismo no me llevara al otro extremo el de ser victima sin protestar.

Morir a uno mismo no significa que tú abuses de su persona. Eso, obviamente, tampoco es saludable, y muchos que aguantan todo pueden estar tan ensimismados consigo mismos como la persona que tienes a tu lado. Según (1Cirintios 12:20-25). Nadie es más importante que otro. Y por eso debemos preocuparnos por los intereses de otros en lugar de tratar de poner los nuestros en el primer lugar. Esta es la clave para que podamos ser humildes en nuestras congregaciones.

RECORDEMOS QUE EL MINISTERIO ES UN PRIVILEGIO

Aquellos de nosotros que usamos nuestros dones en la iglesia necesitamos recordar que el ministerio es un privilegio. Dios podría haber enviado Ángeles a que realizaran la tarea de rescatar las almas, pero en lugar de ello, nos ha confiado a nosotros la divulgación de la palabra y el “hacer discípulos de todas las naciones” (Mate 28:19).

Para Pablo, estar en el ministerio era un gran honor y privilegio. (2 Timoteo 2:21) servir a Dios es una manera de honrarlo. Es un sacrificio de Alabanza.

Este es el gozo y el gran premio de la vida cristiana. Ese es el gran privilegio del ministerio (Proverbios 3:9) habla de “honrar al Señor con tus riquezas” y no solo con los bienes económicos sino también tu talento es una riqueza.

Honra al Señor tu Dios sirviéndole en algún ministerio.

Ser usados de alguna forma por Dios puede ser sumamente gratificante. Somos nada mas que “vasos de barro” (2 Corintios 4:7). Es un privilegio absoluto ser usados por Dios. Dios no solo nos rescato de la condenación eterna. Nos ha bendecido y nos continúa bendiciendo abundantemente más allá de lo que podemos merecer. Y muchos pensamos que lo menos que podemos hacer después de recibir tanta bendición de Dios es servirle con todo nuestro corazón. David dijo: “¿Qué pagare a Jehová por todos sus beneficios par conmigo?” (Salmo 116:12). Isaías tuvo un encentro con Dios que transformo su vida, y surgió de allí diciendo, “Señor, heme aquí, envíame a mi” (Isaías 6:8). En realidad pensando en esta gran verdad ¿Qué otra respuesta puede surgir después de haber probado su gracia?

A continuación voy a hacer una mención de cómo podemos saber si somos voluntarios o si realmente hemos sido llamados por Dios.

LA DIFERENCIA ENTRE SER VOLUNTARIOS Y SER LLAMADOS POR DIOS.

A lo largo de mi vida ministerial he podido aprender la diferencia entre los que se ofrecen voluntariamente sin obligación y los que se sienten llamados por Dios para servir. Y no digo el que ser voluntario es malo; es sencillamente en que hay un grado mayor de compromiso, gozo y recompensa con aquellos que saben que su llamado es de Dios. Y aquí quiero ser cuidadoso porque alguien podría asociar un llamado de Dios con algo tan alto y dominante que fácilmente puede convertirse en algo del otro mundo. No quiero que pienses que el servicio a Dios es solo para los que oyen a Dios llamándolos literalmente a las junglas del África. Yo estoy hablando de algo más secano a la realidad. Dios llamándonos a ti y a mi a usar nuestros dones en nuestras iglesias en (1 Crónicas 15:16-19) el Rey David nombro a los músicos para dirigir a la nación de Israel en la adoración. Eso fue su llamado de Dios. (Colosenses 4:17) dice “mira que cumplas el ministerio que recibiste del señor”.

El lugar de donde Dios te llama es el lugar en donde tu sientes el mayor gozo de desempeñar esa labor y la necesidad de hacerlo lo mejor posible, y sienten que están haciendo lo que Dios desea que hagan y sus vidas toman un sentido y una significación bien profunda.

 Por lo tanto después de decir esto entrare en la materia de lo que es la diferencia entre ser voluntario y ser llamado.

1) los voluntarios consideran su participación en la iglesia como un servicio comunitario, pero las personas que están llamadas por Dios lo ven como un ministerio.

Para los llamados por Dios el ministerio no lo toman a la ligera. Es un trabajo muy importante. 

2) los voluntarios gimen por lo que les va a costar el servicio, pero los que son llamados están comprometidos a servir.

Las personas que son llamados por Dios se ven como mayordomos de los dones que Dios les ha otorgado. Y el servir se vuelve una prioridad en sus vidas; y tu nunca los vas a escuchar quejarse.

3) Los voluntarios se abstienen de resolver conflictos de relación, pero las personas que son llamadas por Dios buscan resolver conflictos en aras de la unidad en la iglesia.

Los llamados por Dios saben que el vivir en conflicto con otro hermano es desobedecer el llamado de Dios.

Nos vamos a quedar hasta aquí y la próxima semana continuamos con mas diferencias Dios te bendiga todos los días de tu vida